Me ven ahora

24 de septiembre de 2008

Yalal Al-Din Rumi -101 entradas-

Salomón y Azrael


Un hombre vino muy temprano a presentarse en el palacio del profeta Salomón, con el rostro pálido y los labios descoloridos.

Salomón le preguntó:

-¿Por qué estás en ese estado?

Y el hombre le respondió:

-Azrael, el ángel de la muerte, me ha dirigido una mirada impresionante, llena de cólera. ¡Manda al viento, por favor te lo suplico, que me lleve a la India para poner a salvo mi cuerpo y mi alma!

Salomón mandó, pues, al viento que hiciera lo que pedía el hombre. Y, al día siguiente, el profeta preguntó a Azrael:

-¿Por qué has echado una mirada tan inquietante a ese hombre, que es un fiel? Le has causado tanto miedo que ha abandonado su patria.

Azrael respondió:

-Ha interpretado mal mi mirada. No lo miré con cólera, sino con asombro. Dios, en efecto, me había ordenado que fuese a tomar su vida en la India, y me dije: ¿Cómo podría, a menos que tuviese alas, trasladarse a la India?

10 comentarios:

  1. A veces me siento ese hombre parahico que siempre está escapando de la muerte, aunque mi historia es mas real y menos metafórica que un cuento.

    Un abrazo Ulysses y aquí estoy nuevamente, apareciendo lentamente, casi con temor en este inmenso escenario...

    ResponderEliminar
  2. Parece que estoy muy lenta a esta hora. No entendí.
    Lo leeré nuevamente.

    Cariños.

    ResponderEliminar
  3. Si dijo que estaba en la India, pues estaba en la India o no???

    Cariños

    ResponderEliminar
  4. Parece que el cuento fue malinterpretado. Este hombre no estaba en la India, y se encontró con el ángel de la muerte, creyendo que su vida peligraba solicitó a Salomón que lo trasladara a la India, para salvar su vida, ignorando que su destino era morir en la India.

    ResponderEliminar
  5. Jajajaja! el cuento fabuloso, pero los comentarios al mismo - como dice cierto anuncio de tarjetas de crédito - Priceless!!!!

    Este tipo de metáforas al estilo Sufi siempre me han encantado. Existe un cuento de la Yourcenar fabuloso que se llama "Cómo se salvó Huang-ho" que juega también con el destino y la libertad.

    Pero el maestro de maestros es Borges, sin lugar a dudas. (Es más, ya dudé si el cuento de Huang-ho es de Borges o de la Yourcenar). Recuerdo la "Historia de los dos que soñaron" y también algunos que vienen en "El Aleph".

    Y para MNB y para la abuelita cibernética ¡Un abrazo! que hicieron mi día! jejeje.

    Gio.

    ResponderEliminar
  6. Ahhhhhh ya lo entiendo...vale, vae gracias por al explicación. Un besazo!

    ResponderEliminar
  7. Grandeeeeeeee...
    Me encantan los post que me dejan con la boca abierta..
    Un final magistral, de esos que gustan tanto, que lo lees dos veces.. o más..
    me ha encantado..
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Y si Dios es capaz de dar la vida y de quitarla, sin límite de lugares... ¿Por qué aquel desgraciado debía morir necesariamente en la India?

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Las cosas de la Muerte ¿no?
    Hasta a ella somos capaces de sorprenderla.

    Buen cuento, como todos los que has transcrito.

    Un saludo con afecto.

    ResponderEliminar
  10. La vida es tan incierta.. Sabemos donde nacemos el dia HASTA la hora.. y la muerte ese ser que es inevitable en ocasiones no se evita donde & cuando llega; nadie escapa... yalal al din rumi... BENDICIONES DEL TODO PODEROSO

    ResponderEliminar

• ¡Tus comentarios son muy bienvenidos!, puedes mostrar tu opinión si lo deseas, y de hecho me encantaría leerla ya sea a favor o en contra, solamente pido respeto hacia las opiniones de las personas que hayan comentado. Los que contengan insultos o spam comercial serán borrados. Si tu único objetivo es poner el link de tu blog con un breve mensaje genérico casi mejor que no pierdas el tiempo.