Me ven ahora

28 de diciembre de 2011

Walt Whitman ¡Oh, capitán!, ¡mi capitán!

¡Oh, capitán!, ¡mi capitán!, nuestro terrible viaje ha terminado,
el barco ha sobrevivido a todos los escollos,
hemos ganado el premio que anhelábamos,
el puerto está cerca, oigo las campanas, el pueblo entero regocijado,
mientras sus ojos siguen firme la quilla, la audaz y soberbia nave.
Mas, ¡oh corazón!, ¡corazón!, ¡corazón!
¡oh rojas gotas que caen,
allí donde mi capitán yace, frío y muerto!

¡Oh, capitán!, ¡mi capitán!, levántate y escucha las campanas,
levántate, por ti se ha izado la bandera, por ti vibra el clarín,
para ti ramilletes y guirnaldas con cintas,
para ti multitudes en las playas,
por ti clama la muchedumbre, a ti se vuelven los rostros ansiosos:
¡Ven, capitán! ¡Querido padre!
¡Que mi brazo pase por debajo de tu cabeza!
Debe ser un sueño que yazcas sobre el puente,
derribado, frío y muerto.

Mi capitán no contesta, sus labios están pálidos y no se mueven,
mi padre no siente mi brazo, no tiene pulso ni voluntad,
la nave, sana y salva, ha anclado, su viaje ha concluido,
de vuelta de su espantoso viaje, la victoriosa nave entra en el puerto.
¡Oh playas, alegraos! ¡Sonad campanas!
Mas yo, con tristes pasos,
recorro el puente donde mi capitán yace,
frío y muerto.


Walt Whitman

6 comentarios:

  1. el capitán cumplió con su tarea, pobre, lástima que no pudo gozar sus logros
    muy lindo, me encanta Walt Whitman
    felicidades para el año que viene, que seas muy feliz y que podamos seguir compartiendo cosas a través de los blogs
    abrazo

    ResponderEliminar
  2. Este es uno de mis poemas favoritos de W. Whitman. Se siente el final pero también el inicio de una aventura única: "Por ti se ha izado la bandera...para ti ramilletes y guirnaldas con cintas..."

    Gracias Francisco por traerlo justo en este momento!

    ResponderEliminar
  3. ¡que forma triste y hermosa de terminar el año!

    ¡oh, capitán, mi capitán!

    biquiños,

    ResponderEliminar
  4. ana maría parentelunes, enero 23, 2012

    Supongo que es el dolor de un logro cuando el autor de nuestros dìas ,que aparte como hombre también los iluminò y fué un magnìfico padre ,no está para ver nuestros logros.
    Lo sentì en el alma cuando me recibì de abogada y mi padre-que lo anhelaba-ya no estaba en el barco de mi vida.

    ResponderEliminar

• ¡Tus comentarios son muy bienvenidos!, puedes mostrar tu opinión si lo deseas, y de hecho me encantaría leerla ya sea a favor o en contra, solamente pido respeto hacia las opiniones de las personas que hayan comentado. Los que contengan insultos o spam comercial serán borrados. Si tu único objetivo es poner el link de tu blog con un breve mensaje genérico casi mejor que no pierdas el tiempo.