Me ven ahora

28 de abril de 2014

Eugenio Montejo / La poesía



La poesía cruza la tierra sola,
apoya su voz en el dolor del mundo
y nada pide
        -ni siquiera palabras.

  Llega de lejos y sin hora, nunca avisa;
tiene la llave de la puerta.
Al entrar siempre se detiene a mirarnos.
Después abre su mano y nos entrega
una flor o un guijarro, algo secreto,
pero tan intenso que el corazón palpita
demasiado veloz. Y despertamos.

5 comentarios:

  1. ¿Qué belleza, Francisco! Este autor junto a Eloy y a Margarit, me encanta.
    ¡Qué tengas una linda semana!

    ResponderEliminar
  2. Cuando la poesia aparece en tu vida, te transforma. Ese guijarro o esa flor que deja en tu mano es el secreto. Pero poner las palabras a esos sentimientos es a veces el imposible.

    ResponderEliminar
  3. Como siempre, un placer aprender contigo a disfrutar de la buena poesía.
    Un abrazo, querido amigo.

    ResponderEliminar

• ¡Tus comentarios son muy bienvenidos!, puedes mostrar tu opinión si lo deseas, y de hecho me encantaría leerla ya sea a favor o en contra, solamente pido respeto hacia las opiniones de las personas que hayan comentado. Los que contengan insultos o spam comercial serán borrados. Si tu único objetivo es poner el link de tu blog con un breve mensaje genérico casi mejor que no pierdas el tiempo.