Me ven ahora

19 de octubre de 2008

Así es la vida- Ana María Shua



Así es la vida


Más que epidemia, una verdadera pandemia. Ataca, entre otros, a los obesos, a los mineros que respiran sílice, a las mujeres que usan trenzas atadas con cintas de colores: todos participamos en algún grupo de riesgo. La sintomatología aleatoria confunde el diagnóstico: una dermatitis, la lividez crónica o repentina, la pasión por los programas de entretenimiento, la alopecia genética, el insomnio, los espasmos intestinales, incluso la ausencia de todo síntoma.
La enfermedad se extiende a través de los continentes. Es inútil aislarse en el aire (a bordo de un avión) o en la mitad del mar. Puede atacar (y lo hace) en el mismo vientre materno, desde el momento en que comienza la división del óvulo fecundado, destruyendo al cigoto o al embrión o al feto. A veces sucede todo lo contrario: la crisis se difiere durante años, en algunos casos más de noventa.
El desenlace es siempre fatal



4 comentarios:

  1. Leñes que buena visión de la vida!!!!!

    Pues sí que es cierto, es una pandemia, pero una pandemia encantadora, al menos yo lo veo así.

    Claro que para algunos deja de ser una enfermedad maravillosa psra convertirse en un autentico suplicio, que pena.

    bss, un placer pasear por tu espacio, como siempre.

    ResponderEliminar
  2. ¿Y que sería de nosotros si el desenlace no fuese fatal siempre?

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Pues para ser tu primer cuento te ha quedado estupendo. Ánimo y a por más. Bicos.
    Muy bueno. Me he quedado con ganas de saber de qué se trata. Bicos.

    ResponderEliminar

• ¡Tus comentarios son muy bienvenidos!, puedes mostrar tu opinión si lo deseas, y de hecho me encantaría leerla ya sea a favor o en contra, solamente pido respeto hacia las opiniones de las personas que hayan comentado. Los que contengan insultos o spam comercial serán borrados. Si tu único objetivo es poner el link de tu blog con un breve mensaje genérico casi mejor que no pierdas el tiempo.