Me ven ahora

21 de octubre de 2008

Gabriela Mistral (IV)

(Foto: Archivo/ELUNIVERSAL)
Lucila de María del Perpetuo Socorro Godoy Alcayaga, llamada Gabriela Mistral (quizá por su admiración hacia Gabriele d’Annunzio y Frédéric Mistral) (Vicuña, 7 de abril de 1889 - † Nueva York, 10 de enero de 1957), fue una destacada poetisa, diplomática y pedagoga chilena, que bajo el seudónimo de Gabriela Mistral se destacó de forma especial en la literatura.

Fué la primera latinoamericana (y la primera mujer en su especialidad) en ganar el Premio Nobel de Literatura, en 1945. Sin embargo sólo recibe el premio nacional de literatura el año 1951

Bajo el nombre de Gabriela Mistral, que ya nunca abandonará, envía una colección de poemas titulada «Los sonetos de la muerte» a los Juegos Florales de Santiago, concurso organizado por la Sociedad de Artistas y Escritores de Chile. Gabriela obtiene el primer premio —consistente en una orquídea de oro, un diploma y una corona de laurel—, pero no lo recoge por recato, a pesar de asistir a la ceremonia de entrega, en la que se mantiene alejada como un espectador más. A partir de este certamen adopta definitivamente el seudónimo de Gabriela Mistral.

Hasta el momento se han registrado 78 poemas, 500 cartas y cinco álbumes con fotos de la escritora y su familia

El Universal

Santiago de Chile

Domingo 22 de julio de 2007

Unos cien poemas no publicados, 500 cartas, fotografías, carpetas y notas desconocidas de la poetisa chilena Gabriela Mistral fueron hallados en cajas que la albacea de la escritora mantiene en su residencia en EU, informaron hoy medios locales.

El hallazgo fue hecho por el estudioso de la poetisa, Luis Vargas Saavedra, quien fue invitado por la albacea Doris Atkinson a explorar el tesoro no conocido de Mistral, que guardó celosamente por 50 años Doris Dana, amiga y heredera de Mistral y tía de Atkinson, destacó el diario El Mercurio.

Se trata de varias cajas que la poetisa chilena dejó en Estados Unidos en casa de su amiga Dana, que contienen material inédito de su vida y de su obra que será trasladado a Chile una vez que sea examinado, clasificado y tasado.

En un artículo publicado este domingo por el diario chileno, Vargas Saavedra contó que ha fotografiado 860 papeles que corresponden a 78 poemas, además de 500 cartas inéditas y cinco álbumes de cuero negro que contienen fotos de Mistral, de su hijo Yin Yin y de su familia.

Según el experto, el acervo encontrado duplica la obra conocida de la Premio Nobel de Literatura 1945.

"La cantidad y calidad de poemas que voy reuniendo son tal, que se viene abajo la creencia de que Gabriela Mistral escribió tan sólo cinco libros de poesía" , señala Vargas Saavedra.

Doris Dana, que fue asistente de Mistral, falleció el pasado 28 de noviembre en Florida (EU) y su voluntad era que los escritos de la poetisa chilena permanecieran perpetuamente en la Biblioteca del Congreso estadounidense, por considerar que en Chile no existían las condiciones para su conservación.

Sin embargo, su sobrina Doris Atkinson decidió devolver a Chile el legado, tras una visita a este país en pasado marzo en la que verificó que existen las condiciones técnicas para el resguardo de la obra de la autora de Los Sonetos de la Muerte.

El pasado 11 de mayo, Atkinson firmó en Washington los documentos que autorizan que los escritos de Mistral regresen a su país de origen.

El legado de la Mistral consiste en cerca de 40 mil manuscritos originales, cuyo valor se calcula en unos dos millones de dólares.

Gabriela Mistral, nacida en Chile en 1889, ganó su primer premio literario en 1914 por la pieza Sonetos de la Muerte y posteriormente se dedicó a enseñar, escribir y viajar como diplomática por América y Europa.

Tras ser galardonada con el premio Nobel de Literatura de 1945, terminó su vida en Nueva York, donde murió de cáncer a los 67 años y Doris Dana, su asistente y amiga, pasó a ser la heredera de su legado.
Descubrimiento: la artista americana de los recientes América en los poemas inéditos de Gabriela Mistral

La preocupación de la poeta por una América desarrollada en libertad y en justicia se constataba en su prosa periodística. Ahora la corona su poesía.

¿Qué es América en la poesía inédita de Gabriela Mistral? Primero que nada es una serie de personajes egregios que enriquecen la América precolombina y mestiza de "Tala." Teníamos allí los grandiosos cantos o salmos a la cordillera y al sol (no al mar) entonados con fe y garganta de amauta, asumiendo una religiosidad india veteada de Biblia. Llamar, por ejemplo, a la Cordillera de los Andes: "Arca tendida de la Alianza" es de un atrevimiento genial que logra hebraizar trascendentalmente la geología y señalarle a lo indígena un rumbo protegido por la Divinidad.

Aunque "Tala" tenía atmósfera caribeña, calor tropical carecía de próceres. Ni siquiera Martí al alabar las palmas de Cuba. Ahora viene Martí en dos poemas inéditos y vienen O'Higgins y San Martín, Lincoln, Bolívar, Bilbao, Sandino, Marinello, en cuanto a insignes liberadores, revolucionarios y prisioneros.

Además, América ahora incluye a la del Norte mediante los poemas dedicados a "Padre Lincoln".

Ven a nosotros, el Padre,

sube por nuestra letanía,

que iremos detrás de ti,

rocío de cenit, sol de cristianía

El ámbito geográfico se amplía con poemas sobre Brasil: su Cristo del Corcovado, y su mitología amazónica: el Pájaro Yapú, Tupana, Cairé. No en vano vivió allá desde 1940 a 1945. Por eso le pide a Brasil:

Mírame a los ojos, óyeme los

pulsos,

sílbame bien tu secreto,

échame en tierra, revuélveme

con tus santas motas de tierra,

tus matorrales locos de insectos

y tu champaña de mariposas.

Y ahora cumple con el mar en dos poemas titulados "Montaña y mar". Esos son para ella los dos elementos esenciales de su Chile; la montaña por Elqui, el mar desde su primer encuentro en La Serena. Lo geológico le era más afín que lo marino, al revés de Neruda. La cordillera fue el entorno de su infancia, la querencia rocosa que amadrinaba su temperamento y su poesía. Tardó en poder cumplir con lo oceánico. Incluso en el "Poema de Chile," no hay navegación; meros vistazos del oleaje desde la costa.

A Chichén Itzá en Yucatán le dedica el poema "Al abra de mil columnas", que viene a ser su equivalente a las "Alturas de Machu Picchu", de Neruda. Una equivalencia muy diferente, por cierto, ya que no hay llamado a la revolución, sino conjuro para recuperar a los mayas:

Llego, paro, echo mis vistas,

doy voces, llamo desvariada,

las manos puestas en la Pirámide

y en las palmas la sangre

entregada.

Suben tan fuertes en cuanto

amanece,

acuden tan precisos, llegan,

saltan

como los pelotaris a la pista.

Al mediodía la mesa me abrazan

y esta noche de doble Casiopea

y de calenturienta Vía Láctea

baja a espirales

de sílabas dulces

a una gracia que casi es la Gracia.

Y en este poema, al revés de los salmos de "Tala", quien allí se expresa añora reunirse con los mayas, imagina recibirlos pero no abraza su religión; al contrario, la rechaza, confesando su sólido cristianismo.

También a Yucatán se le celebra con variaciones de poemas sobre un cenotle o pozo. Cito un pedazo:

En Yucatán nada es tan tierno

como el agua cenote y fría.

Leche de cabras no es tan dulce.

Tampoco la naranja, tampoco

la cidra.

Veo siempre, oigo siempre

como quien oye madre o madrina

oigo los cántaros yucatecos

irse llenando de dagas frías.

Al morirme, laven mi cuerpo

en su helada plata cautiva.

Deje mi cuerpo la cenotla

como piedra laja que brilla.

para contársela a mi madre

de la que nunca fue bebida

y contársela a la Muerte

y la Gloria viva.

Otro poema, curioso, enigmático, se titula "Había un mocetón blanco", y podría corresponder a Manco Capac.

amador que ama y no llega,

auditor que solo escucha

pero ya no tiene bulto

ni marcha meridianos.

"Padre Bolívar"

Toda esta plétora rebosa una América surtida en criaturas indias, mestizas y blancas, instadas a ser libres y cabales en el esplendor de su entorno. El extenso poema a Bolívar es una imprecación alzada por una mujer al padre de las independencias, al gestor de los países americanos. Y esa voz o portavoz sube y baja, fluctúa como un arroyo o se iza como un géiser. Llama, pide, denuncia:

"Padre Bolívar,

el de los ojos

de milano,

tú sabes qué venden los

hombres vendiendo su suelo:

la carne de hoy y la carne de

mañana;

venden el cuadro donde se

sientan los templos,

los pastales de nuestra leche

y el viñedo de nuestro vino,

la tierra de nuestros pies y el

aire de nuestro aliento.

Un sargento ha cedido el

desierto de sal,

un viejo enfermo el caucho

de nuestro reino

y todos han dado los petróleos

y las maderas

y los metales de nuestros hornos

y nuestros fuegos."

La América convivida en estadías o tránsitos, aparece ahora completándose con ese Brasil y ese Yucatán. También la pampa por donde

San Martín con O'Higgins

pasan en Abel y Seth,

el quemado en los metales

y el abrasado en la mies.

12 comentarios:

  1. Como ya nos tienes acostumbrados con Tus hermosos y pulidos post, este es uno más a la cultura y tal escritora, otra dequienes que me han acompañado en mis jóvenes años, y aún en casi mis retoños , aún están presente , esparciendo dentro de mí mariposas de todos los colores que revolotean tal como otrora.

    Muchas gracias por regalarnos tales posts.

    Te dejo muy agradecida mi saludo y esparzo semillas de paz para tí y tu blog.

    Recibe un gran abrazo desde el otro lado de la Cordillera, y desde las
    PAMPAS ARGENTINAS
    MARY CARMEN


    WWW.WALKTOHORIZON.BLOGSPOT.COM

    ResponderEliminar
  2. Confieso que no he leído apenas nada de esta autora. Es una de mis muchas asignaturas pendientes.
    Besos salvajes.

    ResponderEliminar
  3. Fantástico!! Nuevamente tengo que agradecerte que desde tu espacio nos acerques a esta literatura, tan desconocidas para mí.. hasta ahora. Como suele pasar con tantas cosas, siempre me había interesado más por autores anglosajones. Pero gracias a sitios como el tuyo he empezado a descubrir a Cortázar, Borges, Gabriela Mistral.. y eso me ha llevado hasta Rulfo, Gelman, y otros tantos que hasta ahora me eran ajenos.

    No dejes de ilustrarnos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Hasta ahora no sabia nada de ella..
    Nuevamente debo agradecerte que compartas con nosotros estas grandes historias de personas especiales..

    Que estes bien.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. dejo un poema suyo que me gusta mucho:

    AUSENCIA

    Se va de ti mi cuerpo gota a gota.
    Se va mi cara en un óleo sordo;
    se van mis manos en azogue suelto;
    se van mis pies en dos tiempos de polvo.

    ¡Se te va todo, se nos va todo!

    Se va mi voz, que te hacía campana
    cerrada a cuanto no somos nosotros.
    Se van mis gestos, que se devanaban,
    en lanzaderas, delante tus ojos.
    Y se te va la mirada que entrega,
    cuando te mira, el enebro y el olmo.

    Me voy de ti con tus mismos alientos:
    como humedad de tu cuerpo evaporo.
    Me voy de ti con vigilia y con sueño,
    y en tu recuerdo más fiel ya me borro.
    Y en tu memoria me vuelvo como esos
    que no nacieron ni en llanos ni en sotos.

    Sangre sería y me fuese en las palmas
    de tu labor y en tu boca de mosto.
    Tu entraña fuese y sería quemada
    en marchas tuyas que nunca más oigo,
    ¡y en tu pasión que retumba en la noche,
    como demencia de mares solos!

    ¡Se nos va todo, se nos va todo!

    ResponderEliminar
  6. Me sorprende que ocurran este tipo de hallazgo... es algo tan mágico como la arqueología, pero tb m dan muchas preguntas ¿por qué en vida nos los publicó?¿no le gustaban?¿no los consideraba aptos? En este caso, me alegro mucho que el legado de Gabriela Mistral retorne a Chile, que seguro que será conservados como oro en paño. Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. No estaba al tanto de esta información sobre Gabriela Mistral, muy interesante, sin duda un gran legado que debe estar en su país de orígen,
    Muy completa tu publicación, te dejo un beso grande.
    Adri.-

    ResponderEliminar
  8. Estupendo post de tan interesante poetisa. No sabia mucho sobre ella pero el anio pasado cuando estuve en Chile fuimos al Museo. Me parece increible y genial que despues de tantos anios se halla logrado rescatar tantos documentos!!!

    saludos,

    ResponderEliminar
  9. Si la Mistral nunca me había llamado la atención, te felicito, has conseguido que me vaya a leer algo de ella.

    largo pero precioso e instructivo post

    ResponderEliminar
  10. Se supondría que sabemos todo acerca de Gabriela.
    Pero no es así y, además, en otras latitudes hay quienes apenas la conocen o nada saben de ella, lo que por cierto no es un pecado, pero sí una realidad que queda reflejada en los comentarios.
    Por ello es una excelente iniciativa mostrar la Mistral al mundo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. ulisses

    cuanto descubrimiento
    de ella que es una de mis pilares
    la poesía vuela y se plasma
    en sus otoñales pasos rupturistas
    que dada la época vivida
    siempre dejan la puerta abierta:-)

    muakismuakis

    ResponderEliminar
  12. Llevaba ya tiempo sin pasarme por tu espacio. Sigues como siempre, escribiendo cosas hiper-entretenidas.
    Saludos!

    ResponderEliminar

• ¡Tus comentarios son muy bienvenidos!, puedes mostrar tu opinión si lo deseas, y de hecho me encantaría leerla ya sea a favor o en contra, solamente pido respeto hacia las opiniones de las personas que hayan comentado. Los que contengan insultos o spam comercial serán borrados. Si tu único objetivo es poner el link de tu blog con un breve mensaje genérico casi mejor que no pierdas el tiempo.