Me ven ahora

22 de octubre de 2009

Lewis Carrol, Alicia a través del espejo

El país lento


Alicia miró alrededor suyo con gran sorpresa.

-¡Vamos! ¡Vamos! -gritó la Reina-. ¡Más rápido! ¡Más rápido!
Y continuaron tan velozmente que, por último, parecían deslizarse por el aire, casi sin tocar el suelo con los pies. Hasta que de pronto, justo cuando Alicia estaba quedando del todo exhausta, se detuvieron, y la niña se encontró sentada en el suelo, sin aliento y mareada.
La Reina la apoyó contra un árbol y dijo amablemente:
-Ahora puedes descansar un poco.
Alicia miró a su alrededor muy sorprendida.
-¡Vaya, creo que hemos estado bajo este árbol todo el tiempo! ¡Todo está como estaba!
-Por supuesto -dijo la Reina-. ¿Qué esperabas?
-Bueno, en nuestro país -dijo Alicia, jadeando todavía un poco-, si una corre muy rápido durante un largo tiempo, como hicimos nosotras, llega a algún otro lugar.
-¡Qué país tan lento! -dijo la Reina-. Aquí, como ves, tienes que correr todo lo que puedas, para mantenerte en el mismo lugar. Si quieres llegar a alguna otra parte, debes correr por lo menos el doble de rápido.

9 comentarios:

  1. francisco

    me creerías que nunca me gustó el cuento de alicia
    ni de nena ni de vieja jajaja
    en fin gustos :=)

    que tengas un precioso día

    ResponderEliminar
  2. Un párrafo que bien se adapta a estos tiempos que nos tocan vivir.
    Vaya si podríamos decir que es una metáfora sumamente actual.

    Beso grande Ulysses.:-)

    ResponderEliminar
  3. Coincido con Elisa; no sólo no me gustaba sino que formaba parte de todas mis pesadillas...
    Esa reina...!!

    ResponderEliminar
  4. jajajaja Por lo visto mas de una persona coincidimos en que nunca nos gustó ese cuento, a mi tampoco...
    Salud

    ResponderEliminar
  5. Eterna Alicia, detrás del espejo, en ese lugar en el que la mirada se vuelve fantasía ¿o realidad?.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  6. nunca he leido este libro, tengo que ponerme a ello ya.
    bicos.

    ResponderEliminar
  7. Lewis Carroll, el absurdo y su profunda ironía. Ojalá, tuvieran oportunidad de leer el poema épico: "La caza del Snark". Tal vez, les cause también cierta perplejidad, por decir lo menos; sino es que indiferencia. ¿No valdría la pena preguntarse, en donde reside la causa de nuestra perplejidad ante el lenguaje de Carroll en gran parte de su obra?

    ResponderEliminar
  8. De chica me daba terror este pasaje, luego aprendí a a quererlo a todo Lewis C. Gracias por recordármelo.

    ResponderEliminar
  9. Hola:
    Voy mejorando...
    De C. Lewis he leído toda sus Crónicas de Narnia.
    Es fantástico.

    Cariños.

    ResponderEliminar

• ¡Tus comentarios son muy bienvenidos!, puedes mostrar tu opinión si lo deseas, y de hecho me encantaría leerla ya sea a favor o en contra, solamente pido respeto hacia las opiniones de las personas que hayan comentado. Los que contengan insultos o spam comercial serán borrados. Si tu único objetivo es poner el link de tu blog con un breve mensaje genérico casi mejor que no pierdas el tiempo.