Me ven ahora

10 de diciembre de 2009

El hombre que aprendió a ladrar. Mario Benedetti


Lo cierto es que fueron años de arduo y pragmático aprendizaje, con lapsos de desalineamiento en los que estuvo a punto de desistir. Pero al fin triunfó la perseverancia y Raimundo aprendió a ladrar. No a imitar ladridos, como suelen hacer algunos chistosos o que se creen tales, sino verdaderamente a ladrar. ¿Qué lo había impulsado a ese adiestramiento? Ante sus amigos se auto flagelaba con humor: "La verdad es que ladro por no llorar". Sin embargo, la razón más valedera era su amor casi franciscano hacia sus hermanos perros. Amor es comunicación.

¿Cómo amar entonces sin comunicarse?

Para Raimundo representó un día de gloria cuando su ladrido fue por fin comprendido por Leo, su hermano perro, y (algo más extraordinario aún) él comprendió el ladrido de Leo. A partir de ese día Raimundo y Leo se tendían, por lo general en los atardeceres, bajo la glorieta y dialogaban sobre temas generales. A pesar de su amor por los hermanos perros, Raimundo nunca había imaginado que Leo tuviera una tan sagaz visión del mundo.

Por fin, una tarde se animó a preguntarle, en varios sobrios ladridos: "Dime, Leo, con toda franqueza: ¿qué opinas de mi forma de ladrar?". La respuesta de Leo fue bastante escueta y sincera: "Yo diría que lo haces bastante bien, pero tendrás que mejorar. Cuando ladras, todavía se te nota el acento humano”.

5 comentarios:

  1. Una metáfora profunda e interesante nos deja Raimundo, tiempo, esperanza, silencios.
    Sólo que a veces pensamos con liviandad que el silencio es simplemente callar, no hablar.
    Cuando en realidad, está plagado de sonidos para adentro.

    Un beso enorme Ulysses, siempre es lindo visitarte.:-)

    ResponderEliminar

  2. Gracias por traernos a Benedetti.

    Salud♥s

    ResponderEliminar
  3. Si, a mi me pasa lo mismo, es como cuando aprendes un idioma de adulto, no hay manera de borrar el acento...
    Salud

    ResponderEliminar
  4. Me gusta la moraleja, el hecho de que se abra un abanico tan amplio de posibilidades. Resultará curioso leer las de cada cual.
    Ese final es la leche. Tanto esfuerzo y no ha dejado de ser él mismo, "humano"; sin embargo aún le piden mejorar. Mejorar, dejar de ser uno mismo...¡Qué cosas!
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  5. Ya empezaba a extrañar!!!!!!!!!!!!
    Muy buen relato

    ResponderEliminar

• ¡Tus comentarios son muy bienvenidos!, puedes mostrar tu opinión si lo deseas, y de hecho me encantaría leerla ya sea a favor o en contra, solamente pido respeto hacia las opiniones de las personas que hayan comentado. Los que contengan insultos o spam comercial serán borrados. Si tu único objetivo es poner el link de tu blog con un breve mensaje genérico casi mejor que no pierdas el tiempo.