Me ven ahora

27 de febrero de 2009

Soledad


Le fui a quitar el hilo rojo que tenía sobre el hombro, como una culebrita. Sonrió y puso la mano para recogerlo de la mía. Muchas gracias, me dijo, muy amable, de dónde es usted. Y comenzamos una conversación entretenida, llena de vericuetos y anécdotas exóticas, porque los dos habíamos viajado y sufrido mucho. Me despedí al rato, prometiendo saludarle la próxima vez que le viera, y si se terciaba tomarnos un café mientras continuábamos charlando.

No sé qué me movió a volver la cabeza, tan sólo unos pasos más allá. Se estaba colocando de nuevo, cuidadosamente, el hilo rojo sobre el hombro, sin duda para intentar capturar otra víctima que llenara durante unos minutos el amplio pozo de su soledad.

________________________________________________________________________________________________
Este va a ser el último post durante algún tiempo, tengo muchas cosas por hacer, y también necesito un descanso, hasta pronto.

28 comentarios:

  1. Pues, finalizas espléndidamente, con un micro muy especial y redondo. Felicidades.
    Esperaremos tu regreso.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. francisco

    después de media hora vine a ver el globo de diálogo jajajaj

    sorry, así que salto para acá:)

    con respecto al post, no sabes como me gustaría ser como ella, tiene suere

    llamar la atención de ese modo es una sincronía muy especial:)

    muakisitos de luz

    ResponderEliminar
  3. Vine desde La Acequia, "porque me dijeron que acà..." había una imagen del Quijote con un brillante texto.
    De camino me encontré con un precioso microrrelato que me ha hecho reflexionar sobre la soledad.

    Perdón porque llevo un poco de prisa.
    Recuerdo haber pasado antes por Jaquemate y haber leído un muy interesante ensayo sobre el tedio.
    Es más, lo imprimí y lo tengo en casa para releerlo en cuanto pueda.

    Siga escribiendo así de bien.

    Atentamente: el revulsivo y lateral A. Aguilera

    PD. Saludos a Elisa, hace tiempo que no la veo. Qué verguenza!

    ResponderEliminar
  4. Tómate tu tiempo y descansa, a fin de cuentas aún es verano...
    Te advertimos que si tardas mucho usaremos el hilo rojo!!

    Un relato triste. Algunas soledades no creo que puedan llenarse.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Pero quien le quite el hilo rojo y se pare a hablar tal vez también busque lo mismo... Aunque le pierde la manera mecanizada, siempre con la misma excusa, y eso le hace triste...

    De todos modos quién no ha encontrado alguna vez a ese alquien que quiere llenar tu tiempo durante una espera en una estación o en cualquier otro lugar?...

    Feliz descanso...

    ResponderEliminar
  6. Nos dejas con una reflexion muy actual....la soledad no tiene edad.

    Que repongas energias, que pases tus dias en hermosos sentires y colores.

    Se te extrañará.

    Cariños

    ResponderEliminar
  7. Que esas cosas que tienes que hacer te llenen tanto como una pequeña conversacion producida por un hilo rojo.

    Un saludo desde Valencia

    ResponderEliminar
  8. Bonito relato y linda manera de llamar la atencion para llenar esa soledad........Cuidate mucho, descanza, besos.

    ResponderEliminar
  9. francisco

    espero que este mutis sea momentaneo OK, la lucidez de tu pluma hace falta:-)
    Felíz de que resolvieras poner tu foto:-)
    esa esatatua no me convencía jajajaj

    muakisitos de luz
    y las mejores energías pa'ti

    ahhh interesante encuesta hiciste:-)
    pero no sé como revisar los resultados,me pide plata o algo así:-)el sistema .

    ResponderEliminar
  10. Lo que son las casualidades. De eso te podría contar yo una historia pasada que vivi en 1ª persona. Pero eso será otro día, solo quería decirte que tienes un premio en mi blog. Un beso.

    ResponderEliminar
  11. pues te vas (por un tiempo, espero) con un relato estupendo... es como un pequeño corto.

    bicos y hasta pronto.

    ResponderEliminar
  12. un gran relato, me encanta...
    buscar la soledad está bien, pero sentirse solo... mala cosa

    ResponderEliminar
  13. existe el rumor (jeje)
    de que para poder estar con alguien
    necesitamos aprender a estar sólos
    que buena lectura!!
    salu2

    ResponderEliminar
  14. Buen relato,
    disfruta tu descanso, te esperaremos, cuídate.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Muy bello texto, me ha gustado mucho.
    Yo también tomé un descanso del blog el último mes.Es necesario tomar un poco de aire puro, fuera de la blogosfera!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  16. Ay, qué lindo.
    Vine a dejarte un abrazo.

    Gracias por tus visitas y preocuparte de mí.

    Lueguito volveré.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. !YO ME TOMO UN CAFE! !WOW! SALUDOS
    DESDE GUATEMALA AMIGUITO ULY...
    :-) (-: (MICHIGAN A-O-Y-)

    ResponderEliminar
  18. Me gusta tu relato, muy bien planteado. La soledad es capaz de hacer cosas inverosímiles.

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Vaya, no recuerdo de quién es el cuento, pero me pareció tan lindo la primera vez que lo leí, me dio tanta lástima la mujer. Una genial elección. Aunque espero que no te sientas así.
    Recuerda que en nuestra soledad, todos estamos unidos por un hilo fino como ese hilo rojo que llevaba la mujer en el hombro, precisamente.
    Me encantó la foto que elegiste.

    Besos

    ResponderEliminar
  20. Muy bueno, con calidad e intriga.

    Te dejo un relajante abrazo!

    Beatriz

    ResponderEliminar
  21. La soledad es una gran compañera, pero cuando es elegida, pero cuando la soledad no se cura es porque le falta amor, ese hilo rojo nos hemos topado tod@s, El dolor no se va, tampoco las penas, pero aprendemos a superar todos...

    La soledad puede ser una ingrata a la que se le va agrarrado el gusto, agradezco muchísimo tus comentarios, es difícil animarse en esta soledad y ahora que lo veo desde lejos pienso que no merece la pena en absoluto sentir soledad cuando tenemos amigos maravillosos que apesar de no venir seguido continuan visitandonos... Te mando todas mis buenas vibras y que DIOS te bendiga hoy mañana y siempre... Bay

    ResponderEliminar
  22. Sera hasta que vuelvas, te estaremos esperando...

    Muchas gracias por aceptar la mariposa, hay momentos que me sorprendo y seria necesario mucho tiempo para conocer los demás a pesar de tener una mínima relación...

    Por otra parte me ha encantado el relato, con muy poco da lugar a la trabajar la imaginación un simple hilo de color rojo puesto en el hombro ya es motivo para crear una comunicación que realmente no existe...

    La soledad y la falta de cariño son dos de las cosas que escasean últimamente y cada vez se hace menos para cubrir esos huecos de una ausencia que no tiene vuelta...

    Un abrazo y hasta que te encontremos otra vez en nuestros apartados te vamos a echar de menos de verdad...

    ResponderEliminar
  23. Que el descanso como bloguero te sea beneficioso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Tus palabras son siempre bienvenidas, aunque pienso que el hombre y la mujer fueron creados para formar pareja y vivir todos esos hermosos sentires de que somos poseedores.

    Cariños.

    ResponderEliminar
  25. Hola Ulysses
    Descansa y hazlo.
    Triste y contradictorio relato. Charlar y hacer un amigo(s), para volver a estar solos...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  26. hermosa entrada hablando profundamente de la soledad y de la posibilidad de aliviarla.
    ojalá que vuelvas pronto!!!!!!!

    un gran abrazo

    ResponderEliminar
  27. Saludos y beso amigo, cuidate mucho. Gracias.

    ResponderEliminar

• ¡Tus comentarios son muy bienvenidos!, puedes mostrar tu opinión si lo deseas, y de hecho me encantaría leerla ya sea a favor o en contra, solamente pido respeto hacia las opiniones de las personas que hayan comentado. Los que contengan insultos o spam comercial serán borrados. Si tu único objetivo es poner el link de tu blog con un breve mensaje genérico casi mejor que no pierdas el tiempo.