Me ven ahora

24 de febrero de 2009

El dedo


Un hombre pobre se encontró en su camino a un antiguo amigo. Éste tenía un poder sobrenatural que le permitía hacer milagros. Como el hombre pobre se quejara de las dificultades de su vida, su amigo tocó con el dedo un ladrillo que de inmediato se convirtió en oro. Se lo ofreció al pobre, pero éste se lamentó de que eso era muy poco. El amigo tocó un león de piedra que se convirtió en un león de oro macizo y lo agregó al ladrillo de oro. El amigo insistió en que ambos regalos eran poca cosa.

-¿Qué más deseas, pues? -le preguntó sorprendido el hacedor de prodigios.

-¡Quisiera tu dedo! -contestó el otro.

15 comentarios:

  1. Impresionante!! Me gusto tu rastro en verdad..
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. La humanidad de los humanos, aun siendo humana, siempre me deja triste y abatida.
    Estupendísimo micro.

    ResponderEliminar
  3. La pobreza es relativa. Nos podemos sentir pobres o ricos según nuestros propios valores.
    A algunos amigos mejor descubrirlos a tiempo jajaja

    ResponderEliminar

  4. Qué gran historia. Gracias por compartir.

    Salud♥s

    ResponderEliminar
  5. Realmente era pobre, pero mucho!, sobre todo de espíritu ...
    buena historia, y muy real...

    Saludos, U

    ResponderEliminar
  6. BUENA, HISTORIA HAY GENTE QUE NO SE CONFORMA CON NADA,EN CAMBIO HAY UNA HISTORIA DE UN PADRE RICO QUE QUIZO QUE SU HIJO CONOCIERA LA POBREZA Y LO LLEVO A UN BARRIO HUMILDE, Y LUEGO LE PREGUNTO ¿QUE OBSERVASTE?, BUENO LE DIJO SU HIJO ELLOS TIENEN 4 PERROS Y NOSOTROS 1Y TIENEN UN HERMOSO RIO CON AGUA LIMPIA Y NOSOTROS UNA PISCINA DE AGUA ESTANCADA, TIENEN UN JARDIN INTERMINABLE Y NOSOTROS VIVIMOS ENSERADOS POR UNA CERCA Y AGREGO GRACIAS PADRE POR ENSEÑARME LO POBRE QUE SOMOS.
    SIN PALABRAS ¿NO?
    UN ABRAZO APRETADITOOOO

    ResponderEliminar
  7. demasiado avaricioso...

    no le daría nada.

    bicos.

    ResponderEliminar
  8. era la gallina de los dedos de oro.

    ResponderEliminar
  9. Un pobre listo..ahora esperemos que sepa utilizarlo bien.

    Un encuentro casual con tu blog..muy interesante.Volveré a verte.

    Un saludo desde Valencia

    ResponderEliminar
  10. terrorífico... y en realidad muchas veces verdad.
    espero no querer nunca dedos de la gente...

    ResponderEliminar
  11. Pero el hombre pobre no sabía que el poder de su amigo no estaba sólo en el dedo...

    ResponderEliminar
  12. Lo de siempe!! nunca hay suficiente y luego amamos lo que tienen los demás, aunque sea inferior en apariencia no dandose cuenta que lo que importa es la grandeza de espírito que se tenga dentro.

    Me ha encantado hoy tu entrada.

    Feliz semana y hasta pronto.

    Un abrazo con todo mi afecto.

    P.D. No te enfades las cosas no son lo que parecen...

    ResponderEliminar
  13. Y la codicia hablo!!!!

    Buenisimo relato, espero que a esa tiera tan hermosa que vives, hoy sacudida tan fuertemente, llegue mi abrazo solidario.

    Cariños

    ResponderEliminar
  14. Si es que nunca tenemos suficiente, la envidia es algo tan humano, tan triste... no creo que nadie que sufra de ese mal de forma tan acentuada logre ser jamás feliz, por mucho que tenga.

    Un placer volver a leer tus textos,y mil gracias por estar aún en ese período en el que apenas he podido leer vuestros blogs, espero estar ya de nuevo con vosotros

    bss

    ResponderEliminar
  15. Muy buen texto, habla del eterno inconformismo humano.

    ResponderEliminar

• ¡Tus comentarios son muy bienvenidos!, puedes mostrar tu opinión si lo deseas, y de hecho me encantaría leerla ya sea a favor o en contra, solamente pido respeto hacia las opiniones de las personas que hayan comentado. Los que contengan insultos o spam comercial serán borrados. Si tu único objetivo es poner el link de tu blog con un breve mensaje genérico casi mejor que no pierdas el tiempo.