Me ven ahora

26 de julio de 2009

Gonzalo Rojas ¿Qué se ama cuando se ama?


El beso Rodin


Este poema es ya un referente en la literatura erótica chilena, y sin duda uno de los más populares de su autor. Con esta primera pregunta el poeta accede al problema por aquello a lo que se tiende en la pasión erótica, teniendo como correlato de la pregunta una figura divina. No se pretende con ello tan solo una especie de dialogo retórico entre el que pregunta y Dios, sino que, como se verá al comienzo de la segunda estrofa, el interlocutor formará parte de la misma pregunta, siendo una posible respuesta a la cuestión inicial.



¿Qué se ama cuando se ama?


¿Qué se ama cuando se ama, mi Dios: la luz terrible de la vida
o la luz de la muerte? ¿Qué se busca, qué se halla, qué
es eso: amor? ¿Quién es? ¿La mujer con su hondura, sus rosas, sus volcanes,

o este sol colorado que es mi sangre furiosa
cuando entro en ella hasta las últimas raíces?

¿O todo es un gran juego, Dios mío, y no hay mujer
ni hay hombre sino un solo cuerpo: el tuyo,
repartido en estrellas de hermosura, en partículas fugaces
de eternidad visible?

Me muero en esto, oh Dios, en esta guerra
de ir y venir entre ellas por las calles, de no poder amar
trescientas a la vez, porque estoy condenado siempre a una,
a esa una, a esa única que me diste en el viejo paraíso.



Recitado por el autor

13 comentarios:

  1. Hermoso el poema. Me gustó mucho. Escuché el recitado pero el recitador pareciera que se va desinflando a medida que va recitando Jijiji. Igual estaba bonito.

    Cariños.

    ResponderEliminar
  2. qué se puede decir del maestro
    no mucho ya que todo está dicho
    solamente disfrutarle y aprender

    un besito para vos
    que tengas una excelente semanita

    ResponderEliminar
  3. No conocía este poema, gracias por darme la posibilidad de leerlo y escuchar al autor

    Besito

    ResponderEliminar
  4. En 2003, el Premio Cervantes fue para el poeta chileno Gonzalo Rojas, quien nació el 20 de diciembre de 1917 en Lebu y estudió derecho y pedagogía en la Universidad de Chile.

    Gonzalo Rojas, Además de haber sido por un tiempo integrante del grupo surrealista Mandrágora, Rojas se desempeñó como profesor de varias universidades, entre ellas la de Concepción, donde fundó el Departamento de Español y creó los Encuentros de Escritores y las Escuelas Internacionales de Temporada. Por otra parte, el poeta también ocupó varios cargos diplomáticos, como el de consejero cultural en China y encargado de negocios en Cuba.

    En 1979, ganó la Beca Guggenheim y regresó a su país natal.

    El Premio Nacional de Literatura de Chile, el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, el Premio Octavio Paz de México y el José Hernández de Argentina fueron algunos de los galardones obtenidos por Gonzalo Rojas a lo largo de su carrera. Por otra parte, el poeta tendrá a su cargo la inauguración del Premio Casa de las Américas 2008.

    ResponderEliminar
  5. Hermoso poema.
    Gracias por compartirlo
    Cariños

    ResponderEliminar
  6. ¿La mujer con su hondura, sus rosas, sus volcanes,

    o este sol colorado que es mi sangre furiosa
    cuando entro en ella hasta las últimas raíces?

    PRECIOSA POESIA, NO LA CONOCIA, PERO NO PUEDO MAS QUE ESTAR COMPLETAMENTE DE ACUERDO EN LA ECUACION QUE PLANTEA:
    HOMBRE+MUJER+AMOR(SEXO+DESEO)=DIOS
    FELIZ LUNES.

    ResponderEliminar
  7. Contagia la pasión de sus dudas, su confusión, su fuerza para no doblegarse sin lucha, sin preguntas... Y se sentencia en el último verso.

    ResponderEliminar
  8. Enorme poema en el que, el erotismo, si lo hay, es tan leve que más parece una suave brisa.
    Gracias por acercarlo.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  9. Dicen que una se ama a sí mismo, cuando ama.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. este poema daría para hablar largo y tendido durante muchas tardes...

    no lo conocía y es muy bueno.

    me encanta: "o este sol colorado que es mi sangre furiosa cuando entro en ella hasta las últimas raíces"... ¡tiene tanta fuerza!

    biquiños, todo un placer descubrirlo.

    ResponderEliminar
  11. Sin duda, este poema forma parte de ese amplio registro de la poesìa eròtica que, junto con otros: Cìtara mìa, Pareja humana, La palabra placer, Qedeshim Qedeshoth, Aiuleia por la resurrecciòn de George Bataille. Y si algo distingue a la poesìa de Gonzalo, es la forma que nos revela, a traves de la exaltaciòn de los sentidos, de lo eròtico, el atisbar, asì sea instantaneamente, lo sagrado, lo divino y numinoso. La poesìa eròtica de Gonzalo nos lleva màs alla de lo sensual: la trascendencia. Extraña alianza en la poesìa de Gonzalo: lo sagrado y lo profano; lo sublime y lo obsceno. Si es religioso el erotismo de Rojas, es en este sentido: Religiòn: religare, volver a unir lo que nunca debiò haberse separado. Eros dialoga con lo sagrado, màs allà de las ortodoxias de lo divino de cualquier iglesia.
    Volviendo al poema, Gonzalo nos refiere sobre la conjetura que nos sugiere èste:

    "¡Ahì està la gran conjetura! Pero no es mìa, sino de San Agustìn y, antes, de Plotino. Es el amor como enigma, siempre. En mì prima la idea de San Juan de la Cruz: 'amada en el Amado transformada'

    No me queda la menor duda, que el erotismo, en Gonzalo, es tambièn un misticismo. El poema La palabra placer, termina con tres versos de San Juan de la Cruz:

    ...¡con lo lascivo
    de mi dedos te vi!
    -¿Y el parto, Amor, el
    tisù epitelial del parto?
    pongo mi mano en la hermosura
    de tu preñez, y toco claramente el origen.
    -Vuèlvete, paloma,
    que el ciervo vulnerado
    por el otero asoma.

    Salud!!!

    ResponderEliminar
  12. Un clásico, como dices, que siempre conmueve.

    ResponderEliminar

• ¡Tus comentarios son muy bienvenidos!, puedes mostrar tu opinión si lo deseas, y de hecho me encantaría leerla ya sea a favor o en contra, solamente pido respeto hacia las opiniones de las personas que hayan comentado. Los que contengan insultos o spam comercial serán borrados. Si tu único objetivo es poner el link de tu blog con un breve mensaje genérico casi mejor que no pierdas el tiempo.