Me ven ahora

25 de junio de 2009

Cuentos Breves y Extraordinarios.Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares


El Juramento del Cautivo

El Genio dijo al pescador que lo había sacado de la botella de cobre amarillo:
—Soy uno de los genios heréticos y me rebelé contra Salomón, hijo de David (¡que sobre los dos haya paz!). Fui derrotado; Salomón, hijo de David, me ordenó que abrazara la fe de Dios y que obedeciera sus órdenes. Rehusé; el Rey me encerró en ese recipiente de cobre y estampó en la tapa el Nombre Muy Alto, y ordenó a los genios sumisos que me arrojaran en el centro del mar. Dije en mi corazón: a quien me dé la libertad, lo enriqueceré para siempre. Pero un siglo entero pasó y nadie me dio la libertad. Entonces dije en mi corazón: a quien me dé la libertad, le revelare todas las artes mágicas de la tierra. Pero cuatrocientos años pasaron y yo seguía en el fondo del mar. Dije entonces: a quien me dé la libertad , yo le otorgaré tres deseos. Pero novecientos años pasaron. Entonces, desesperado, juré por el Nombre Muy Alto: a quien me dé la libertad, yo lo mataré.
Prepárate a morir, oh mi salvador.

De la noche tercera del libro de Las Mil y Una Noches.

El Cielo Ganado


El día del Juicio Final, Dios Juzga a todos y a cada uno de los hombres.
Cuando llama a Manuel Cruz, le dice:
—Hombre de poca fe. No creíste en mí. Por eso no entrarás en el Paraíso.
—Oh Señor —contesta Cruz—, es verdad que mi fe no ha sido mucha. Nunca he creído en Vos, pero siempre te he imaginado.
Tras escucharlo, Dios responde:
—Bien, hijo mío, entrarás en el cielo; mas no tendrás nunca la certeza de hallarte en él.

Gabriel Cristian Taboada (Buenos Aires, 1972)



Temor de la Cólera


En una de sus guerras, Alí derribó a un hombre y se arrodilló sobre su pecho para decapitarlo. El hombre le escupió en la cara. Alí se incorporó y lo dejó. Cuando le preguntaron por qué había hecho eso, respondió:
—Me escupió en la cara y temí matarlo estando yo enojado. Sólo quiero matar a mis enemigos estando puro ante Dios.

Ah’med el Qalyubi, Nanad



Entrada por Salida


Se disponía a decir “Vengo de parte de Fulano”, pero vio una cara de tan pocos amigos que, antes de tomar asiento, se incorporó, se puso el sombrero y dijo, dando la espalda:
—Me voy de parte de Fulano.

Jules Renard, Journal.

14 comentarios:

  1. Buenos cuentos... realmente me gustaron.


    saludos

    ResponderEliminar
  2. el segundo y tercero me gustaron el primero no:=)

    me fue bien aunque algo nerviosa me salió la lectura
    en fin es cosa de práctica supongo:=)

    muakismuakis en tu naricilla:=)

    ResponderEliminar
  3. El tomar decisiones en estados alterados nunca ha sido bueno.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Me va a pasar como al personaje de Taboada, que espanto, y lo peor es que no puedo evitarlo

    Me alegro muchisimo de tenerte de nuevo en activo

    bss

    ResponderEliminar
  5. la verdad que con lo poco que cuesta poner una sonrisa par que alguien se sienta bien... y qué poco lo hacemos

    ResponderEliminar
  6. El de 'Entrada por Salida' me ha encantado.
    Buen blog.

    Gracias por la visita.

    ResponderEliminar
  7. Gracias querido Ulysses: Mi mundo bloggero se completa con tu selección de cuentos, siempre genial. Abuela Cyber sabe: no se deben tomar decisiones bajo la presión de las pasiones. Pero me pregunto: ¿habrá soldado que pueda prescindir de ellas?. Abrazo feliz

    ResponderEliminar
  8. "Entrada por salida"
    ¡¡¡QUE BUEN RELATO O CUENTO!!!
    INVESTIGARE UN POCO SOBRE JULES RENARD.
    SALUDOS.

    ResponderEliminar
  9. que buena selección!
    y que maravilla poder leerlas..
    mil besosss!

    ResponderEliminar
  10. Mira, sobre el primero te diré, que me siento orgullosa de pocas cosas pero sí de dos, la primera de haber léído "Los Miserables" que me gustó muchísimo, la segunda, que tengo por acabar "Las Mil y Una Noches". Cuando me puse malita se quedó sin terminar pero pronto lo retomaré. Me gusta regodearme en su lectura porque su fantasía me hace sentirme como liberada, como si volara... no sé explicarlo.
    Sobre el segundo, me parece genial.
    El tercero, no sabría explicar muy bien lo que siento porque, las guerras me bloquean así que, sólo puedo decír que valoro el hecho de que Alí tiene principios, los suyos, y es coherente...
    El último me ha hecho gracia, parece un chiste, y no lo digo en plan peyorativo sino más bien todo lo contrario pues, describir una situación así de una forma tan magistral, es de traca.
    Buenas lecturas las de hoy. Gracias.
    Por cierto, me ha costado mucho poder dejarte los comentarios, he tenido que entrar varias veces.
    ¡Jolines con internete! ¡Qué mal funciona a veces!
    Besitos.

    Queralt.

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué bien! Me quedo con el de Jules Renard.
    Me gustan los cuentos cortos, hay trabajo en esa síntesis.
    Feliz domingo Ulysses

    ResponderEliminar
  12. Sí, calidad + brevedad= me gusta la combi. Anotada como seguidora. Saludos

    ResponderEliminar
  13. Me gustan los cuentos breves, estos no los conocía.
    Gracias por compartirlos. Un beso grande.:-)

    ResponderEliminar
  14. Hubo un tiempo en que Bioy Casares entró con fuerza en las referencias literarias de varios cercanos míos...pese a ello, nunca he leído una de sus obras de modo extenso. ¿Me recomendarías algo para empezar?

    Sobre El Juramento del Cautivo, los chinos tienen un dicho muy particular: "ten cuidado con lo que deseas". Y en Temor de la Cólera, es la antítesis de la enseñanza en la que se dice hacer las paces con tu hermano antes de ofrendar.

    Saludos afectuosos, de corazón.

    ResponderEliminar

• ¡Tus comentarios son muy bienvenidos!, puedes mostrar tu opinión si lo deseas, y de hecho me encantaría leerla ya sea a favor o en contra, solamente pido respeto hacia las opiniones de las personas que hayan comentado. Los que contengan insultos o spam comercial serán borrados. Si tu único objetivo es poner el link de tu blog con un breve mensaje genérico casi mejor que no pierdas el tiempo.