Me ven ahora

29 de enero de 2010

Un fragmento de 'El guardián entre el centeno" J.D. Salinger

Jerome David Salinger (Nueva York, 1 de enero de 1919 – Cornish, Nuevo Hampshire, 27 de enero de 2010) fue un escritor estadounidense conocido principalmente por su novela El guardián entre el centeno (The Catcher in the Rye en inglés), que se convirtió en un clásico de la literatura moderna estadounidense casi desde el mismo momento de su publicación, en 1951. Las mentes ágiles y poderosas de hombres perturbados y la capacidad redentora que los niños tienen en las vidas de estos es uno de los temas principales de las obras de Salinger. El autor falleció a los 91 años de causas naturales y sin sufrir ningún tipo de dolor en el momento de su muerte.



The Catcher in the Rye

"Si realmente quieres que te lo cuente seguramente lo primero que vas a querer saber es dónde nací y cuán jodida era mi niñez y de qué se ocupaban mis padres antes de tenerme y todo esa mierda al estilo David Copperfield, pero realmente no me dan ganas meterme en esos temas, si quieres saber la verdad. En primer lugar, ese tipo de cosas me aburre, y en el segundo lugar mis padres tendrían dos hemorragias -uno cada uno- si contara cosas muy personales sobre ellos. Son bastante sensibles sobre ese tipo de cosas, especialmente mi padre. Son simpáticos y todo eso -no estoy diciendo que no- pero también son sensibles como el carajo. Además, no te voy a contar toda mi condenada autobiografía ni nada por el estilo. Solamente te contaré sobre unas cosas de demente que me pasaron alrededor de las navidades pasadas justo antes que me quedé un poco a mal traer y tuve que venir acá y tomármela tranquilo. Quiero decir, eso es todo que le conté a D.B y él es mi hermano y todo. El está en Hollywood. Eso no está tan lejos de este maldito lugar, y él viene y me visita casi todas las semanas. El me va a llevar en auto a casa la semana que viene cuando me vaya de este lugar el mes que viene, tal vez. Acaba de comprarse un Jaguar. Uno de esos autos ingleses que pueden llegar a hacer 100 millas por hora. Le costó como cuatro mil putos dólares. Pero tiene mucha guita ahora. Antes no. Antes era un escritor normal (...)".

El guardián entre el centeno

If you really want to hear about it, the first thing you'll probably want to know is where I was born, and what my lousy childhood was like, and how my parents were occupied and all before they had me, and all that David Copperfield kind of crap, but I don't feel like going into it, if you want to know the truth. In the first place, that stuff bores me, and in the second place, my parents would have about two hemorrhages apiece if I told anything pretty personal about them. They're quite touchy about anything like that, especially my father. They're nice and all-I'm not saying that-but they're also touchy as hell. Besides, I'm not going to tell you my whole goddam autobiography or anything. I'll just tell you about this madman stuff that happened to me around last Christmas just before I got pretty run-down and had to come out here and take it easy. I mean that's all I told D.B. about, and he's my brother and all. He's in Hollywood. That isn't too far from this crumby place, and he comes over and visits me practically every week end. He's going to drive me home when I go home next month maybe. He just got a Jaguar. One of those lithe English jobs that can do around two hundred miles an hour. It cost him damn near four thousand bucks.

8 comentarios:

  1. Ahora mismo acabo de oir la noticia en la radio. Hace unos cuatro años que leí el libro pero creo que volveré a releerlo porque casi no me acuerdo de él.

    Un libro apenas, un mito.

    biquiños,

    ResponderEliminar
  2. una hermosa muerte, en paz y en equilibrio natural
    ojalá todas las muertes fueran así.

    Interesante dato y autor nos entregas Francisco, aunque por estos días estoy con el de dan brown y su último hit jajaja el signo perdido

    besitos de luz amigo bello
    felíz de retomar estos andares virtuales:=)
    Felíz fin de semanita

    ResponderEliminar
  3. Sin intención de ser pretencioso, lo leí en su idioma original. Aunque lleno de modismos,muchos de ellos incomprensibles, es de más grata lectura que una traducción con modismos argentinos.
    Hay genios a los cuales les basta con publicar un solo libro, o dos (Rulfo, p.ej). Parece que mientras menos publique un talentoso, más genial.
    Por eso yo no he publicado nada.

    ResponderEliminar
  4. Tiene mucho que leí este libro.. me gustó mucho, lo leí rapidísimo, me atrapó.

    No lamento la muerte de Salinger: ya le tocaba descansar.. y creo q morir apaciblemente, a esa edad y después de vivir lo que él vivió, es la mejor de las muertes.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. No se...
    Encuentro una traducción rara, postiza...
    Salud

    ResponderEliminar
  6. Hice un agregado, ahora el fragmento está en inglés, para comparar la traducción. Concuerdo con Matvi y Genín.

    ResponderEliminar

  7. Gracias por el homenaje.

    Descanse en paz Salinger.

    ResponderEliminar
  8. Es duro tu adiós, profundo el silencio, breves las palabras: Lo siento, Ulysses.

    ResponderEliminar

• ¡Tus comentarios son muy bienvenidos!, puedes mostrar tu opinión si lo deseas, y de hecho me encantaría leerla ya sea a favor o en contra, solamente pido respeto hacia las opiniones de las personas que hayan comentado. Los que contengan insultos o spam comercial serán borrados. Si tu único objetivo es poner el link de tu blog con un breve mensaje genérico casi mejor que no pierdas el tiempo.