Me ven ahora

18 de septiembre de 2011

Joseph Heller Catch 22

Joseph Heller


Biografía: Novelista estadounidense, autor de una novela antibelicista, Catch (trampa) 22 (1961), que constituye un modelo de humor negro y absurdo en la literatura estadounidense y se convirtió en el libro de cabecera del movimiento pacifista de la década de 1960.

En esta vida algunos hombres nacen mediocres, otros logran mediocridad y a otros la mediocridad les cae encima

Es verdad que optamos por la risa en casi todas las situaciones, con excepción de una que otra visita al dentista.

El destino es una buena cosa cuando todo te va bien, cuando eso no es así, no se le llama destino, se le llama injusticia, traición o simplemente mala suerte.

Cuando crezca yo quiero ser un niño.

Era un hombre hecho a sí mismo que no le debía a nadie su falta de éxito. 

Todo el mundo es tan inestable como el agua.

Todos los escritores que conozco tienen problemas para escribir.

En esta vida algunos hombres nacen mediocres, otros logran mediocridad y a otros la mediocridad les cae encima.


Tiendo a ser escéptico, no me gusta los planteamientos dogmáticos de nadie. No me gusta la intolerancia dogmática y las personas que son intolerantes.

Si el carácter es destino, los buenos son condenados.

Mi problema con la soledad es que la compañía de otros nunca ha sido una cura para ella

Los años son demasiado cortos, los días son demasiado largos.

Sobre la novela Catch 22

La trama

El libro, narrado en tercera persona, gira en torno al capitán Juan Yossarian, quien intenta pasarse por loco para evadirse del conflicto bélico, y se convierte en bombardero en los aviones B-25 del ejército de Estados Unidos. La mayoría de los acontecimientos ocurren mientras forma parte del Escuadrón de Combate 256 en la isla de Pianosa, al occidente de Italia. Los acontecimientos son narrados desde múltiples puntos de vista y como si el lector supiera ya todo sobre ellos. Mezcla un humor absurdo con momentos de crudo realismo. Aborda asimismo temas políticos como la sinrazón bélica o el avasallamiento burocrático. Muchos críticos lo consideran como un clásico imprescindible del siglo XX.

La paradoja

La novela se trata del caso de un bombardero de las fuerzas aéreas del ejército americano, que desea ser excusado de realizar un vuelo del combate. Para ser excusado de tal deber, tiene que someterse a una diagnosis médica oficial del cirujano de vuelo de su escuadrilla, demostrando que no sirve porque está loco. Según regulaciones del ejército, ninguna persona cuerda querría volar misiones de combate porque son peligrosas. Pidiendo el permiso para no volar misiones de combate, sobre la base de locura, el bombardero demuestra que él, de hecho está cuerdo y por lo tanto está en condición para volar. Inversamente, cualquier aviador que deseara volar en funcionamientos del combate demostraría implícitamente que está loco y es inadecuado para volar y debe ser excusado, y para ser excusado esta persona necesitaría solamente someter una petición. Naturalmente, tales aviadores nunca sometieron tales peticiones. Por supuesto, si lo hicieron, el "catch" (en este contexto mejor traducido como "trampa") se afirmaría, arruinando cualquier tentativa de escaparse de deber del combate. De acuerdo con esta regla, todo piloto que quiera volar demuestra que no está en sus cabales y debe ser relevado, pero para ello debe enviar una solicitud de revisión. En el momento en que lo hace, la trampa se cierra sobre sí misma y el aviador pasa a ser considerado como cuerdo, puesto que ningún loco presentaría una queja. En definitiva, no hay elección posible ni manera de salir del sistema.
" Sí esta loco por supuesto, lo declaro no apto para misiones de bombardero, pero antes tiene que pedírmelo. Así lo prescribe el reglamento. Claro bien que hay una pega, replicó Danekka, está la cláusula 22 “quien desea ser alejado del combate no puede estar loco". "

3 comentarios:

  1. Francisco, me encanta saber que has decidido seguir con este espacio!

    Siempre es interesante tu punto de vista y un agrado tu capacidad de síntesis.

    Por ahora me quedaré con: "Cuando crezca yo quiero ser un niño"

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Creo haber visto una película con ese titulo y esa temática, pero hace muchos años y no recuerdo bien, el libro no lo he leído.
    Salud

    ResponderEliminar
  3. Es un humor muy especial, Francisco. Comparto el punto de vista acerca de una visita al dentista. Allí nadie es capaz de sonreir...aunque le cuenten el mejor chiste de todos los tiempos.

    Saludos.

    ResponderEliminar

• ¡Tus comentarios son muy bienvenidos!, puedes mostrar tu opinión si lo deseas, y de hecho me encantaría leerla ya sea a favor o en contra, solamente pido respeto hacia las opiniones de las personas que hayan comentado. Los que contengan insultos o spam comercial serán borrados. Si tu único objetivo es poner el link de tu blog con un breve mensaje genérico casi mejor que no pierdas el tiempo.