Me ven ahora

7 de marzo de 2013

Gigoló Sylvia Plath Arboles en invierno (2)

Árboles en invierno
Pelicula basada en su vida

Gigolo

Pocket watch, I tick well.
The streets are lizardy crevices Sheer-sided, with holes where to hide. It is best to meet in a cul-de-sac, A palace of velvet With windows of mirrors. There one is safe, There are no family photographs, No rings through the nose, no cries. Bright fish hooks, the smiles of women Gulp at my bulk And I, in my snazzy blacks, Mill a litter of breasts like jellyfish. To nourish The cellos of moans I eat eggs - Eggs and fish, the essentials, The aphrodisiac squid. My mouth sags, The mouth of Christ When my engine reaches the end of it. The tattle of my Gold joints, my way of turning Bitches to ripples of silver Rolls out a carpet, a hush. And there is no end, no end of it. I shall never grow old. New oysters Shriek in the sea and I Glitter like Fontainebleau Gratified, All the fall of water and eye Over whose pool I tenderly Lean and see me.

GIGOLÓ

Reloj de bolsillo, mi tic-tac es bueno. Las calles son grietas de lagarto escarpadas, con agujeros donde esconderse. Lo mejor es encontrarse en un callejón sin salida, un palacio de terciopelo con ventanas de espejos. Allí uno se siente seguro, sin fotografías de familia, sin aros en la nariz, sin gritos brillantes anzuelos de pesca, a las mujeres se les corta la sonrisa ante mi tamaño y yo, con mi elegante ropa negra, pisoteo un montón de corazones como si fuesen medusas. Para alimentar el sonido de violonchelo de los gemidos yo como huevos - huevos y pescado, lo esencial, el calamar afrodisíaco. Mi boca se contrae, la boca de Cristo cuando mis fuerzas llegan a su fin. El sonido de mis doradas articulaciones, el modo en que convierto maldiciones en murmullos de plata extiende una alfombra a mis pies, un silencio. Y no hay un final, no se termina. Nunca maduraré. Jóvenes ostras gritan de dolor en el mar y yo reluzco como Fontainebleau satisfecha, la entera catarata de agua es un ojo en cuyo remanso con lentitud me inclino a contemplarme.

2 comentarios:

  1. Gracias Francisco por compartir estos poemas de Sylvia Plath

    ¡Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  2. Aquí llego hoy buscando un poco de silencio en mitad de estas fiestas de Valencia, llenas de música y pólvora.
    Me situo bajo el comentario de la dulce Clarissa. Aquí entre mis dos amigos me dejo llevar por vuestras sugerencias y descubro que me comienza a gustar Sylvia Plath.
    Un abrazo a los dos.

    ResponderEliminar

• ¡Tus comentarios son muy bienvenidos!, puedes mostrar tu opinión si lo deseas, y de hecho me encantaría leerla ya sea a favor o en contra, solamente pido respeto hacia las opiniones de las personas que hayan comentado. Los que contengan insultos o spam comercial serán borrados. Si tu único objetivo es poner el link de tu blog con un breve mensaje genérico casi mejor que no pierdas el tiempo.