Me ven ahora

10 de enero de 2009

Borges y yo- Jorge Luis Borges


Al otro, a Borges, es a quien le ocurren las cosas. Yo camino por Buenos Aires y me demoro, acaso ya mecánicamente, para mirar el arco de un zaguán y la puerta cancel; de Borges tengo noticias por el correo y veo su nombre en una terna de profesores o en un diccionario biográfico. Me gustan los relojes de arena, los mapas, la tipografía del siglo XVII, las etimologías, el sabor del café y la prosa de Stevenson; el otro comparte esas preferencias, pero de un modo vanidoso que las convierte en atributos de un actor. Sería exagerado afirmar que nuestra relación es hostil; yo vivo, yo me dejo vivir para que Borges pueda tramar su literatura y esa literatura me justifica. Nada me cuesta confesar que ha logrado ciertas páginas válidas, pero esas páginas no me pueden salvar, quizá porque lo bueno ya no es de nadie, ni siquiera del otro, sino del lenguaje o la tradición. Por lo demás, yo estoy destinado a perderme, definitivamente, y sólo algún instante de mí podrá sobrevivir en el otro. Poco a poco voy cediéndole todo, aunque me consta su perversa costumbre de falsear y magnificar. Spinoza entendió que todas las cosas quieren perseverar en su ser; la piedra eternamente quiere ser piedra y el tigre un tigre. Yo he de quedar en Borges, no en mí (si es que alguien soy), pero me reconozco menos en sus libros que en muchos otros o que en el laborioso rasgueo de una guitarra. Hace años yo traté de librarme de él y pasé de las mitologías del arrabal a los juegos con el tiempo y con lo infinito, pero esos juegos son de Borges ahora y tendré que idear otras cosas. Así mi vida es una fuga y todo lo pierdo y todo es del olvido, o del otro.

No sé cuál de los dos escribe esta página.



Tomado de: Jorge Luis Borges, Páginas escogidas, Casa de las Américas, La Habana, 1988.

15 comentarios:

  1. Para el escritor argentino el espejo es en primer término un profundo reflejo del yo, que va más allá del mostrar una reproducción ilusoria de la figura humana. También en el espejo se encuentra toda la esencia del yo, es una forma de enfrentarse a sí mismo, es lo que Freud acaso llamaría el super-yo o la idealización del yo. Se da una transubstanciación del yo en el espejo -como la de Cristo en el vino y la hostia- tan profunda que incluso la fuerza, la energía de la figura reflejada es tan fuerte que es más real que la figura real de la cual se produce.

    En el poema "El forastero" esta idea del espejo como verdadera "realidad" queda claramente expuesta cuando la voz narrativa afirma:
    "Se afeitará después ante un espejo
    que no volverá a reflejarlo
    y le parecerá que ese rostro
    es más inescrutable y más firme
    que el alma que lo habita
    y que a lo largo de los años lo labra".

    Este fenómeno de la duplicidad del yo, y de la duda o confusión respecto de cuál es más "real" o verdadero, se da reiteradamente en la obra de Borges, no sólo a través de las metáforas del espejo, sino también a través de la escritura ("otro poema de los dones"), los laberintos ("El laberinto"), del hecho mágico de un yo que se encuentra a sí mismo en la calle ("El libro de arena") o del yo que reflexiona sobre un otro yo ("Borges y yo"), etc.

    ResponderEliminar
  2. "Así mi vida es una fuga y todo lo pierdo y todo es del olvido, o del otro."


    Realmente precioso.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. francisco

    me confieso
    soy una ignorante de este señor
    como de otros requetearchiconocidos,
    he leído los que obligaban a leer (cuando uno era pequeña),pero nunca sus plumas me conmovieron
    será que uno apreciaba casi autómata como a muchos nos pasa?

    hay quienes dicen que es mejor no influenciarse con las super stars de las librerías
    y otros dicen que es mejor vomitar lo de uno
    otros dicen que son "escuelas" obligadas para "ser" alguien...
    pero pienso que cada persona y cada alma es única, como única son sus historias contadas, podemos aprender la técnica y las formas , pero si no existe un fondo original, todo se va a las pailas jajajaja

    muakis para el fin de semana

    ResponderEliminar
  4. Gracias por este poema en prosa, admirable, del gran Borges.


    Saludos....

    ResponderEliminar
  5. Me gustó y el comentario explicativo. Borges ¿tu espejo? ¿quien eres? ¿Adónde se asoman tus ojos cuando te ves?

    Beso Ulysses

    ResponderEliminar
  6. ¿Que ves cuando me ves Ulysse?. Hermosa entrada, me gusta cuando escribís sobre Borges, te dejo esta prosa que escribí hace casi un año...

    Escalera Caracol
    De pronto me encontré el desierto. A lo lejos una escalera caracol.
    UNA AMBICIÓN incontrolable me llevó hacia ella, subí hasta el tramo final sin saber bien que buscaba.
    CREO, que fue buscar MI HISTORIA
    Comprendí que ya había visto todo y que había abominado de todo.
    SEGUÍ
    ATRAVESÉ una puerta de luz en el final y un espacio traslúcido me encontró.
    DELANTE: un espejo, nada más
    ME ACARICIÉ para reconocerme
    ME DI CUENTA que era yo
    Me reconocí fantasma, con mi propia imagen como única compañía.

    Un beso grande para vos.:-)

    ResponderEliminar
  7. Nunca he podido leer a Borges. Me produce aburrimiento. un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Fernando: dime que lees y te diré quién eres.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Hola. He estado un poco ausente por problemas de salud.
    Volveré. ¡Qué penca enefermarse¡

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Leo mucho y variado. Distintos autores y temas, pero Borges se me ha atragantado siempre. No lo puedo superar, me aburre. Quizá la culpa fue que me obligaron leerlo cuando iba al colegio y no era la edad correcta. Le cogí manía.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. es un texto muy bueno.

    conozco poco a Borges, la verdad.... hace muchos años que leí "el túnel" y no hace mucho ví la obra de teatro... pero después de eso, nada más.

    bicos,

    ResponderEliminar
  12. ¡que metedura de pata!... el caso es que cuando me iba a meter ya en la cama me dí cuenta de que había confundido los nombre, siempre me sucede con Sábato y Borges y no entiendo porqué ya que no tienen un nombre parecido.

    ¡que rabia me dio!

    aunque es normal ya que dada la hora que era mis neuronas debían estar bajo mínimos.

    pero bueno, el caso es que me he dado cuenta...

    de Borges creo que no leí nada, no sé si en alguna ocasión leí algún cuento suyo suelto...

    bicos, y perdón.

    ResponderEliminar
  13. Vengo tarde, tras haber leído El Forastero en la entrada de hoy, y la claridad es mayor, quizás, leyendo al revés.
    Esto de sentirse doblemente él, o no reconocerse en alguno de ellos, en diferentes momentos, es muy recurrente en grandes genios.
    Aspectos, casi, de psicología transpersonal

    ResponderEliminar
  14. Como dirìa Borges "And yet...and yet..." Ciertamente, Borges considera que la literatura y el arte son un espejo en el cual nos reflejamos (para conocernos y reconocernos), una forma de conocimiento y autoconocimiento. Una forma mediante la cual, el arte y la literatura nos muestra una realidad, tal vez, màs enriquecedora y creativa, maravillosa, metafìsica y dubitativa (como las ficciones de Borges) a travès de un lenguaje (verbal, pictòrico o musical) en la que el mundo que nos muestra el arte o literatura, es màs "real" que la realidad. Creo, en Borges no hay duda o confusiòn. Ni se presta a "disecciones" o lecturas psicològicas.
    Ulises, en este sentido, se agradece, que pongas en el centro de la conversaciòn tu lectura o interpretaciòn de algunos textos literarios, de este gran escritor excepcional.
    Borges, no dejò de reflexionar en torno al problema: ¿Cuàl es la relaciòn entre el escritor y su obra literaria? ¿ entre lo històrico-real y lo real-imaginario? Borges, siempre tuvo claro (ver entrevista con Soler Serrano en Google -obviar el embate descortès e impertinente del entrevistador) lo que deseaba para su obra literaria: perdurar con sus ficciones maravillosas y poemas en nuestra gran tradiciòn literaria de nuestra lengua española. Y la obra de Borges es excepcional por las tradiciones de las que se alimenta: Cervantes y Quevedo, Hume, Berkeley y Schopenhauer, literatura persa y aràbe, inglesa y tantas màs... Pues sì, con la realidad que nos muestra en su obra: laberintos, mitos, alegorìas, sueños y arquetipos...la realidad "real" la percibimos diferente, el mundo es diferente y es màs habitable por la hermosura de sus poemas y ficciones (laberìnticos y terribles). ¿No sucede asì, con todo arte y literatura en general? Y...por esto ¿es màs "real" el Borges literario que el Borges terrenal?
    Nos dice Borges "And yet... and yet...Negar la sucesiòn temporal, negar el yo, negar el universo astronòmico, son desesperaciones aparentes y consuelos secretos. Nuestro destino (...)no es espantoso por irreal; es espantoso porque es irreversible y de hierro. El tiempo es la sustancia de que estoy hecho. El tiempo es un rìo pero yo soy ese rìo; es un tigre que me destroza, pero yo soy el tigre; es un fuego que me consume, pero yo soy el fuego. El mundo, desgraciadamente es real, yo, desgraciadamente, soy Borges." (Otras inquisiciones)

    A veces en la tarde una cara/
    nos mira desde el fondo de un espejo;/el arte debe ser como ese espejo/ que nos revela nuestra propia cara.
    "Arte poètica" Borges

    Salud!!!

    ResponderEliminar
  15. Borges, ha sido de los grandes escritores que exigen mucho a sus lectores, recordemos a Nietzche, Valèry, S. Mallarmè, Paz, Pound. El premio Nobel perdiò al no tener entre sus laureados a Borges.

    ResponderEliminar

• ¡Tus comentarios son muy bienvenidos!, puedes mostrar tu opinión si lo deseas, y de hecho me encantaría leerla ya sea a favor o en contra, solamente pido respeto hacia las opiniones de las personas que hayan comentado. Los que contengan insultos o spam comercial serán borrados. Si tu único objetivo es poner el link de tu blog con un breve mensaje genérico casi mejor que no pierdas el tiempo.