Me ven ahora

16 de marzo de 2011

"Decálogo" de Jorge Luís Borges


En literatura es preciso evitar:
.
1. Las interpretaciones demasiado inconformistas de obras o de personajes famosos. Por ejemplo, describir la misoginia de Don Juan, etc.
2. Las parejas de personajes groseramente disimiles o contradictorios, como por ejemplo Don Quijote y Sancho Panza, Sherlock Holmes y Watson.
3. La costumbre de caracterizar a los personajes por sus manías, como hace, por ejemplo, Dickens.
4. En el desarrollo de la trama, el recurso a juegos extravagantes con el tiempo o con el espacio, como hacen Faulkner, Borges y Bioy Casares.
5. En las poesías, situaciones o personajes con los que pueda identificarse el lector.
6. Los personajes susceptibles de convertirse en mitos.
7. Las frases, las escenas intencionadamente ligadas a determinado lugar o a determinada época; o sea, el ambiente local.
8. La enumeración caótica.
9. Las metáforas en general, y en particular las metáforas visuales. Más concretamente aún, las metáforas agrícolas, navales o bancarias. Ejemplo absolutamente desaconsejable: Proust.
10. El antropomorfismo.
11. La confección de novelas cuya trama argumental recuerde la de otro libro. Por ejemplo, el Ulysses de Joyce y la Odisea de Homero.
12. Escribir libros que parezcan menús, álbumes, itinerarios o conciertos.
13. Todo aquello que pueda ser ilustrado. Todo lo que pueda sugerir la idea de ser convertido en una película.
14. En los ensayos críticos, toda referencia histórica o biográfica. Evitar siempre las alusiones a la personalidad o a la vida privada de los autores estudiados. Sobre todo, evitar el psicoanálisis.
15. Las escenas domésticas en las novelas policíacas; las escenas dramáticas en los diálogos filosóficos. Y, en fin:
16. Evitar la vanidad, la modestia, la pederastia, la ausencia de pederastia, el suicidio

14 comentarios:

  1. jajaja eso de las parejas disímiles me dio risa, noté una pequeña vena inflamada en la memoria de este autor , algo que quizá él hubiése querido escribir y trascender como lo hizo de Cervantes jajaja

    en realidad este decálogo me da mucha risa

    pa'mi que cada quien escriba lo que le mande su musa y ya, que pa'todos hay ojos lectores

    besitos y buen miércoles!!

    ResponderEliminar
  2. Al descubrir la mañana se inicia un sendero de sueños donde el alma goza desnuda, al lado de la humildad. Y al reclinar la tarde, medita bajo la atenta mirada de la sensación reconfortada.

    Soy un caminante que inicia el vuelo en busca de un sueño...

    Viajando por el mundo, en cada uno de los pilares que se van forjando con el paso del tiempo llamados amistad.

    Un día te conocí por obra del destino, percibiendo en el fondo de tus pupilas el mudo silencio de la soledad y el sentimiento ajenos a ti, para ser consolados con tus rimas en las horas de sombras inciertas.

    Razón por la que descanso en los laureles de la colina del ruiseñor, al verme reflejada en el haz de luz que de tu alma vas desprendiendo...

    Buen comienzo de semana!!

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  3. Siempre he pensado que cada quien escribía lo que le salia del forro...
    ¿No es así?
    Salud

    ResponderEliminar
  4. Tiendo a no respetar ni creer en listas ni decálogos, prefiero que resulte natural y espontáneo.

    Saludos sangrientos

    Blood

    ResponderEliminar
  5. Está genial! de qué obra de Borges es?

    ResponderEliminar
  6. Borges como siempre
    todo lo que dijo es para la polémica
    pero fue un genio de la literatura

    ResponderEliminar
  7. Me encanta estos juegos de la inteligencia que hacía Borges, un asombro infantil por el mundo.

    Si te gustaria encontrate conmigo alguna vez durante my odisea de Chile, no osciles de contactarme. Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Pues tomo nota, aunque yo escribo con el corazón y a veces gusta y otras no..

    vamos que soy ignorante de esto que dices..

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Adolfo Bioy Casares contó en un número especial de la revista L’Herne que Borges, él mismo y Silvina Ocampo proyectaron escribir a seis manos un relato ambientado en Francia y cuyo protagonista hubiera sido un joven escritor de provincias. El relato no llegó a escribirse, pero de aquel intento ha quedado algo que pertenece al propio Borges: una irónica lista de dieciséis consejos acerca de lo que un escritor no debe nunca poner en un libro. Ahí va este curioso inédito borgiano:

    ResponderEliminar
  10. Cómo se escribe?? Qué sé yo... "soy tímida, pero me lanzo"

    ResponderEliminar
  11. Hola Francisco, no conocia este decalogo de Borges y me quedo reflexionando sobre el. Besos, cuidate.

    ResponderEliminar
  12. En Mis caricias del alma he dejado una cesta de rosas que abre la entrada de hoy "Quiero ver el alba" de bonitos colores, la he compuesto con mucho amor para quien se la quiera llevar como un presente, para sentirse acariciado por el suave aroma de sus fragantes pétalos.

    Un sentido y fuerte abrazo en este fin de semana para ti!!

    María del Carmen

    ResponderEliminar
  13. Benjamín: Corrige tu ortografía y te contesto.

    ResponderEliminar

• ¡Tus comentarios son muy bienvenidos!, puedes mostrar tu opinión si lo deseas, y de hecho me encantaría leerla ya sea a favor o en contra, solamente pido respeto hacia las opiniones de las personas que hayan comentado. Los que contengan insultos o spam comercial serán borrados. Si tu único objetivo es poner el link de tu blog con un breve mensaje genérico casi mejor que no pierdas el tiempo.